Consentimientos informados

Descripción general:

En Julián Castillo Cirugía y Medicina Estética, el profesional médico tiene la obligación de facilitar al paciente toda información relevante sobre determinados procedimientos y protocolos a realizar, según cada caso y tratamiento médico-estético o intervención a realizar, siendo este un derecho que todo/a paciente tiene y por tanto puede exigirlo en nuestras consultas.

La forma oficial de reflejar por escrito que este derecho se ha ejecutado de forma efectiva por parte del profesional médico, así como de la conformidad del paciente de haber sido informado/a y por tanto aceptar el tratamiento médico-estético o intervención quirúrgica a realizar, es a través del Consentimiento Informado.

La firma del Consentimiento Informado otorga al paciente una garantía, con antelación, de haber recibido la información necesaria sobre el proceso de tratamiento o intervención al que va a ser sometido/a, además de reflejar su decisión de aceptar dicho tratamiento o intervención con la información relevante sobre el mismo.

El Consentimiento Informado debe indicar claramente el procedimiento y/o protocolos que se van a realizar, así como toda aquella información relevante para el/la paciente.  Este documento podrá ser retirado libremente por parte del paciente en cualquier momento antes de iniciar la intervención o el tratamiento.

Implicaciones:

Un consentimiento informado implica que se ha recibido, por parte del profesional médico, la información necesaria sobre el proceso de tratamiento o intervención quirúrgica al que el paciente va a ser sometido/a, que se han valorado los posibles riesgos y los beneficios de la intervención o tratamiento,  además se han ofrecido tratamientos alternativos, se han aclarado todas las posibles dudas del paciente acerca del procedimiento y/o protocolo, y finalmente resolviendo por parte del paciente la aceptación de someterse al mismo.

Necesidad y Responsabilidad:

Todo paciente debe conocer los detalles del tratamiento médico o intervención quirúrgica al que vaya a ser sometido/a, así como los protocolos a seguir y/o la información sobre los productos, en su caso, que se vayan a utilizar. Esta información ha de ser transmitida al paciente antes de tomar una decisión, informando también del resultado o resultados de forma objetiva y de los posibles riesgos que puede conllevar, así como posibles alternativas y consecuencias.

Es muy importante tener en cuenta que incluso poniéndonos en manos de los mejores profesionales, expertos y con amplia experiencia, toda intervención o tratamiento médico-estético puede conllevar ciertos riesgos inherentes que escapan a la capacidad de actuación del profesional médico: Cirujano o Médico-Estético.

La Dirección.